Republika Ioar

Al norte del Ebro, el río vascón del sur, se encuentra la mole de Ioar con sus 1416¡ metros de cota máxima; ahora afeada con la impresentable antena de telecomunicaciones actual. Esta mágica montaña tiene en su seno, climatológicamente hablando, tierras muy diferentes; y muy similares, en lo que respecta a su población. Esta, se encuentra dividida por imposición administrativa extranjera, consecuencia de un violento acto de conquista y colonización en el no tan lejano (con respecto a la vida del pueblo del euskara) 1200 de nuestra era.

Así pues, esta republica sentimental hoy en día la forman poblaciones que, aunque ambas nabarras, son solamente así denominadas al sur siendo las del norte conocidas como alavesas; nada nuevo bajo el sol dentro de la eskizofrenia generalizada que, inconscientemente los nativos y conscientemente los colonizadores, hacemos padecer a nuestro pueblo.

Es este el espacio físico en el cual vivimos las personas que nos hemos lanzado a la construcción de este encuentro virtual. Desde Viana a Kanpezu, de Acedo a Bernedo; componentes de la antigua Berrueza (Berrotza, con su limite norte en Berroci?¡) y Sonsierra Nabarra.

Gentes que queremos regirnos por la justicia y no por la legalidad, por la razón y no por la irracionalidad sean del signo que sean, por la libertad y no por la sumisión; gentes Vasconas, Aquitanas, Cantabras, Vizcaínas, Nabarras, Bagaudas, vascas que de todo nos han llamado, que vemos la necesidad de luchar por nuestra independencia (personal y colectiva) y por nuestra libertad (económica y política).

Gentes que, sin ánimo de lucro personal, nos vemos comprometidas en la conquista de las mayores cotas de lucro colectivo material y espiritual posible para nuestra republika, para nuestra EuskalHerria.

Sin grandes gestos heroicos, nos limitamos al día a día. Nos preocupamos por lo que se cuece en nuestro entorno rural o urbano y deseamos que todos los Ioartarras lo sepamos, queremos que todas las buenas ideas se socialicen y se destierren las perniciosas, queremos formar parte en lo que el hijo de Viana, el gran Pablo Antoñana, popularizo como: Republica de Ioar.

    Comments are closed.