“La Tierra es plana, y quienquiera que rechace esta afirmación es un ateo que merece ser castigado”.

Memorable y acertada frasecita pronunciada en 1993 por Abdel-Aziz Ibn Baaz, suprema autoridad religiosa de Arabia Saudita, edicto (fatwa). Esto promete.

un musulmán fanático suele nestar co9ntinuamente preocupado por la fiqh (jurisprudencia islámica). Esta prescribe la forma en que los musulmanes deben rezar, ayunar, llevar sus asuntos públicos y privados, hacer negocios, lavarse, utilizar el váter, e incluso copular. Musulmanes mas moderados (que como en el cristianismo hay cientos de tendencias) mantienen que eso no tiene nada que ver con el Islam auténtico, que es un invento de los mulás, que prestarle atención en exceso a la fiqh disminuye el impacto y la importancia del mensaje puro del Islam, el cual, en su opinión, es la unión del hombre con su creador (sufismo). sin embargo la mayoría de los musulmanes creen que esta religion significa paz. Ni que decir tiene que pocos de ellos se han leído el Corán (como suena esto entre los cristianos) pero piensan que el islam es una religión hermosa, Una religión de igualdad y paz. Una religión que anima a sus seguidores a buscar el conocimiento y ser curiosos. Una religión que está en armonía con la ciencia y la razón. De hecho, algunos llegan o creer que la ciencia se inspira en el Islam. (¡Echale guindas al pavo!). Que los musulmanes viven en un estado de ignorancia tan lamentable por culpa de los mulás y líderes religiosos egocéntricos que han dado una interpretación del Islam que les beneficia a ellos personalmente. Esto es lo que piensan, si no todos, muchos musulmanes. No están dispuestos a echarle la culpa al Islam. Culpan a los mulás de todo lo que va mal.

Omar Jayyam, Zakaria Razi, Avizena, son luminarias con nombres islamicos, pioneros en la moderna ciencia cuando aún europa se encontraba sumida en las tinieblas Cristiano-medievales. Estos musulmanes (de buena voluntad) piensan que todos estos grandes hombres eran tambien musulmanes, que estaban inspirados por la riqueza del conocimiento oculto en el Corán. Y que si los musulmanes de hoy recuperaran la pureza original del Islam, volverían los días de gloria perdidos del Islam y los musulmanes volverían a liderar la civilización mundial.

Pero, ciñamonos al Corán. Para empezar podemos fijarnos en esta advertencia previa: 

“Si alguien desea una religión distinta del Islam (sumisión a Alá), eso nunca será aceptado; en el más allá estará junto con los que han perdido (todo bien espiritual). Q 3:85.

A joderse los catolicos————

¡Oh vosotros que creéis! No toméis a los judíos y cristianos como awliya’ (amigos, protectores, etc.), no son más que awliya’ los unos de los otros.”(Q 5:51)

La sabiduría de este versículo solo debe ser visible bajo la negacion de lo evidente.

Alá no perdona que se sitúe a otro dios a su lado; pero perdona todo lo demás, a quien a él le guste; situar a otros dioses al lado de Alá es el pecado más odioso.” 4:48

Difícil aceptar que Gandhí tenga que arder en el infierno, ¿no?

Que los creyentes no tomen por amigos o asistentes a no creyentes en lugar de los creyentes; si hacen eso, en nada les ayudará Alá 3: 28

¿Alá no es también el creador de los no creyentes? ¿No es el dios de todo? ¿Por qué, entonces, habría de ser tan poco amable con los no creyentes? ¿No sería mejor que los musulmanes hicieran amistad con los no creyentes y les enseñaran el Islam dando buen ejemplo?

En el versículo 8.65, sin ningun género de duda Alá dice a su profeta:

¡Oh profeta! Anima a los creyentes al combate. Si hay veinte entre vosotros, pacientes y perseverantes, triunfarán sobre doscientos; si hay cien, triunfarán sobre mil de los no creyentes.

¿Por qué Alá habría de mandar a un mensajero a hacer la guerra? ¿No debería Dios enseñarnos a amarnos los unos a los otros y ser tolerantes con nuestras creencias? Y si Alá está realmente tan preocupado con que la gente crea en él, hasta el punto de que mueran si no creen, ¿por qué no los mata el mismo? ¿Por qué nos pide a nosotros que hagamos el trabajo sucio? ¿Somos los matones de Alá?

Sin embargo, lo más espeluznante es la crueldad de Alá en el trato con los no creyentes.

Infundiré terror en los corazones de los infieles: golpeadlos por encima del cuello y machacadles las puntas de los dedos 8:12

Parecía que Alá no estaba satisfecho con matar a los no creyentes, sino que disfrutaba torturándolos antes de darles muerte.

Y lo peor es lo que prometía hacer con los no creyentes en el otro mundo:

Estos dos antagonistas debaten entre ellos sobre su Señor: pero aquellos que niegan (a su Señor) a ellos se les cortará un traje de fuego; por encima de sus cabezas se verterá agua hirviendo. Se escaldará lo que está dentro de sus cuerpos, así como su piel. Además, habrá mazas de hierro para castigarlos. Cada vez que quieran escapar de ello, de la angustia, se les obligará a entrar de nuevo, y se dirá: ¡probad el castigo del fuego!

¿Cómo puede ser tan cruel el creador de este universo? Conmociona enterarse una de que el Corán insta a los musulmanes a:

  • Matar a los no creyentes allí donde los encuentren (C 2:191)
  • Asesinarlos y tratarlos con severidad (C 9:123)
  • Combatirlos (C 8:65) hasta que no quede más religión que el Islam (C 2:193)
  • Humillarlos e imponerles un impuesto de castigo si son cristianos o judíos (C 9:29)
  • Matarlos si son paganos (C 9:5), crucificarlos, o cortarles las manos y los pies
  • Expulsarlos de la tierra con deshonra. Y si esto no fuera suficiente, “sufrirán un gran castigo en el más allá (C 5:34)
  • No hacer amistad con sus propios padres o hermanos si no son creyentes (C 9:23) (C 3:28)
  • Matar a su propia familia en las batallas de Baer y Uhud y pedir a los musulmanes que “luchen contra los infieles con gran esfuerzo” (C 25:52)
  • Ser severos con ellos porque su lugar es el infierno (C 66:9)

¿Alguien da mas?

El Corán niega la libertad de culto y afirma con claridad que el Islam es la única religión aceptable (C 3:85). Alá envía al infierno a los que no creen en el Corán (C 5:11) y los llama nayis (sucios, intocables, impuros) (C 9:28). Dice que los no creyentes irán al infierno y beberán agua hirviendo (C 14:17). Además, “en cuanto a los infieles, se les cortará un traje de fuego; por encima de sus cabezas se verterá agua hirviendo para disolver todo lo que está en sus entrañas y en su piel, y se les castigará con hierros que llevan ganchos” (C 22:9). ¡Si esto no es sadismo meliton manzanas era republicano!

El libro de Alá dice que las mujeres son inferiores a los hombres y sus maridos tienen derecho a golpearlas (C 4.34) y que las mujeres irán al infierno si desobedecen a sus maridos (C 66.10). Dice que los hombres están en ventaja con respecto a las mujeres (C 2.228). No sólo les niega a las mujeres la parte equitativa de la herencia (C 4.11-12), sino que las considera como imbéciles y afirma que su testimonio exclusivo no tiene validez ante un tribunal (C 2:282). Esto significa que una mujer violada no puede acusar a su violador a menos que pueda aportar un testigo varón, lo cual es de chiste, claro. Los violadores no violan en presencia de testigos. Pero el versículo más espeluznante es cuando Alá permite a los musulmanes violar a mujeres capturadas en la guerra incluso si estaban casadas antes de ser capturadas (C 4.24) (C 4.3). El santo profeta violaba a las mujeres más hermosas que capturaba en sus asaltos, el mismo día en que mataba a sus maridos y seres queridos. Los soldados paquistaníes violaron hasta 250.000 mujeres bengalíes en 1971 y masacraron a 3.000.000 de civiles desarmados cuando su líder religioso decretó que los ciudadanos de Bangladesh eran poco islámicos. Esta es la razón por la cual los guardias de prisión del régimen islámico de Irán violan a las mujeres y luego las matan tras llamarlas apóstatas y enemigas de Alá.

Todo el Corán está lleno de versículos que enseñan a matar a los infieles, y cómo Alá los torturará tras la muerte. No hay lecciones de moralidad, justicia, honestidad o amor. El único mensaje del Corán es creer en Alá y su mensajero. El Corán engatusa a la gente con recompensas celestiales de sexo sin límites con las bellas huríes del paraíso, y amenaza con el fuego del infierno. Cuando el Corán habla de justicia, no es de la justicia tal como la entendemos nosotros, sino que significa la creencia en Alá y su mensajero. Un musulmán puede ser un asesino y matar a un no musulmán, y ser sin embargo una persona justa. Las buenas acciones son secundarias. La creencia en Alá y su mensajero son la finalidad última de la vida de una persona. No hay ningún malentendido. El Corán es tremendamente inhumano. Por supuesto que contiene un montón de herejías científicas y cosas absurdas, pero no es eso lo que más impacta

.

Pero como cada persona tiene una sensibilidad diferente, lo que conmociona a una persona tal vez no conmocione a otra. Incluso como hombre puede conmocionar el leer que Mahoma instruyó a sus seguidores a pegarles a sus mujeres, a quienes calificó de “deficientes intelectuales.” Y sin embargo puedes encontrar muchas muchas mujeres musulmanas en el pueblo a quienes no les cuesta aceptar estas afirmaciones insultantes pronunciadas por el profeta. No es que estén de acuerdo en que son deficientes intelectuales, o que se crean que la mayoría de los que pueblan el infierno son mujeres porque el profeta lo haya dicho, sino que simplemente bloquean esa información. Lo leen, pero no lo interiorizan. Adoptan una actitud de negación. Una vez que instala ese escudo, no hay nada que lo pueda romper. Llegado este momento, las creencias hay que atacarlas desde otras direcciones. hay que bombardearles con otras enseñanzas espeluznantes del Corán. Tal vez tengan una zona sensible. Es todo lo que necesitan: un buen shock. Es doloroso, pero puede salvarle la vida. Los choques los utilizan los médicos para devolver a la vida a un paciente muerto.

La duda nos hará libres, hará avanzar el conocimiento, y desentrañará los secretos del universo. La fe nos mantendrá en al ignorancia. en la historia humana los que dudaron fueron pioneros; eran los líderes del pensamiento. Eran filósofos, inventores, descubridores. Los que creían, vivieron y murieron como seguidores, y poco aportaron al avance de la ciencia y el conocimiento humano.

No es fácil para un musulmán darse cuenta quién era realmente Mahoma. Es como decirle a un niño que su padre es un asesino, un violador y un ladrón. Un niño que adora a su padres no será capaz de aceptarlo aun cuando le enseñen todas las pruebas del mundo. La conmoción es tan mayúscula que lo único que puede hacer es negarlo. Dirá que mientes. Te odiará por hacerle daño, te maldecirá, te considerará su enemigo, y puede llegar a enfurecerse hasta el punto de atacarte físicamente. Es un mecanismo de autodefensa.

Los musulmanes están arropados por las mentiras. Dado que hablar en contra del Islam es un delito que se castiga con la muerte, nadie se atreve a decir la verdad. Los que lo hacen no viven mucho tiempo. Se los silencia enseguida. Así pues, ¿cómo puedes conocer la verdad si todo lo que oyes son mentiras? Es tremebundo. El único mecanismo, la única forma natural de responder a ello es la negación. La negación elimina el dolor. Es un dulce calmante, aunque sea la táctica del avestruz. La gran mayoría de musulmanes viven en este estado

Pero omo dijo Voltaire, quien cree en absurdos comete atrocidades. También creen que matar a los infieles es bueno, que los bombardeos son santos, que la lapidación es sagrada, que pegarle a la mujer es un mandamiento divino, que odiar a los no creyentes es la voluntad de Dios. Estos habitantes del paraíso de la ignorancia constituyen la mayoría. Los que dudan aún están en minoría.

¿Y qué decir de Mahoma?

Se crió como huérfano a cargo de cinco padres de acogida hasta que alcanzó la edad de ocho años. En cuanto se encariñaba con alguien, se lo arrebataban a esa persona y se lo entregaban a otra. Debe haber sido duro para él, y perjudicial para su salud emocional. Siendo un niño que se vio privado del amor y del sentimiento de pertenencia, creció con fuertes sentimientos de miedo y falta de confianza en sí mismo. Se convirtió en un narcisista. Un narcisista es una persona que no ha recibido suficiente amor en la infancia, que es incapaz de amar, que en lugar de ello tiene una gran necesidad de atención, respeto y reconocimiento. El valor que se concede a sí mismo estriba en cómo le ven los demás. Sin ese reconocimiento, no es nadie. Se convierte en un manipulador y un mentiroso patético.

Los narcisistas son soñadores grandiosos. Quieren conquistar el mundo y dominar a todos. Su narcisismo sólo se satisface en su ensueños megalomaníacos.

Algunos famosos narcisistas fueron Hitler, Mussolini, franco, Stalin, Saddam Hussein, Idi Amin, Pol Pot y Mao. Los narcisistas son inteligentes, pero emocionalmente inútiles. Son personas profundamente trastornadas. Se fijan a sí mismo metas muy elevadas, que siempre tienen que ver con el dominio, el poder y el respeto. No son nadie si no les hacen caso. A menudo buscan coartadas para imponer el control sobre sus victimas incautas. Para Hitler, era el partido y la raza, para Mussolini era el fascismo o la unidad de la nación contra otros, y para franco o Mahoma era la religión. Estas causas no son más que herramientas en su búsqueda del poder. En lugar de promoverse a sí mismos, los narcisistas promueven una causa, una ideología, o una religión a la vez que se presentan a sí mismos como la única autoridad y el único representante de esas causas. Hitler no aspiraba a que los alemanes lo amaran a él como persona, sino que lo amaran y lo respetaran en cuanto Führer. Mahoma no podía pedirle a nadie que le obedeciera. Pero le resultaba fácil pedir a sus seguidores que obedecieran a Alá y a su mensajero. Obviamente, Alá era el alter ego de Mahoma, de forma que al final la obediencia era hacia él. De esta manera podía controlar la vida de todos diciéndoles que el era el representante de Dios y que lo que él decía era lo que Dios ordenaba.

El narcisismo es un fenómeno sano, ayuda a la supervivencia. La diferencia entre el narcisismo sano y el patológico es una cuestión de grado. Mahoma era de este segundo grupo, un hombre despiadado sin sentimientos. Cuando decidió que los judíos no le servían de nada, dejó de bajar la cabeza ante ellos y los eliminó a todos. Masacró a los hombres de Bani Qurayza y expulsó o mató a todos los demás judíos y cristianos de Arabia. Desde luego que si Dios quería destruir a estas personas no habría necesitado de la ayuda de su mensajero.

Un narcisista “se miente a sí mismo y a los demás, proyectando inmunidad emocional e invencibilidad.

Para un narcisista, todo es más grande que la vida. Si es cortés, lo es de forma agresiva: sus promesas son extravagantes, sus críticas violentas y ominosas, su generosidad desmedida.” ¿No es esa la imagen que el profeta proyectaba de sí mismo?  (Vaknin)

¿Cómo culpar a esos árabes ignorantes  del siglo VII por ser víctimas de un hombre como Mahoma si en el siglo pasado, millones de alemanes fueron víctimas del carisma de otro narcisista que, igual que Mahoma, hizo grandes promesas, siendo igual de cruel, manipulador y ambicioso como él?. Todos somos víctimas y agresores a la vez. La culpa es de la ignorancia. Por nuestra ignorancia creemos en los charlatanes y sus mentiras, y les permitimos difundir el odio entre nosotros en el nombre de falsas deidades, ideologías o religiones. El odio nos separa unos de otros, y evita que veamos que somos uno, que comprendamos que todos somos miembros de la raza humana, emparentados e independientes.

El propósito de la vida no es creer, sino dudar. Nadie puede enseñarnos la verdad porque la verdad no se puede enseñar, sólo la puede experimentar uno mismo. En realidad, ninguna religión, filosofía o doctrina puede enseñarte la verdad. La verdad está en el amor que sentimos por los demás seres humanos, la risa de un niño, la amistad, el compañerismo, el amor de un padre o un niño, nuestra relación con los demás.

El paso de la fe a la razon es arduo y no serás capaz de dar el primer paso si no puedes librarte de tu temor. Sólo estarás completamente libre del miedo cuando llegues a tu destino y seas racional. Entonces rompes la cadena del miedo y adquieres las alas de la razon. Esa es la auténtica liberación. Para musulmanes y Cristianos.

Nada define mejor a los seres humanos que su voluntad de hacer cosas irracionales buscando recompensas tremendamente improbables. Éste el principio que hay detrás de las loterías, las citas amorosas y la religión.

Scoot adams,(1957- ) Historietista y escritor estadounidense (en “The Dilbert Principle”)

!Ale! ya tenemos tarea.

    This entry was posted in Bazenekien..., Politika. Bookmark the permalink.

    2 Responses to “La Tierra es plana, y quienquiera que rechace esta afirmación es un ateo que merece ser castigado”.

    1. Alessandra says:

      agree.http://www.asusbrasil.com

    Utzi erantzuna

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    *

    You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>